Monday, September 01, 2008

Reflexiones de una muerte inesperada

Pasando algunos días entre la muerte de 9 alumnas del Colegio Cumbres y el momento en que escribo esto, me parece apropiado detener un momento la rutina diaria y mirar un poco más allá.

Las circunstancias de la muerte, a primera vista, son horribles. Terminar un Viaje de Estudios de esta manera, debe de ser uno de los peores recuerdos que puede tener una alumna y amiga. Perder a una hija, sin poder hacer nada, a muchos kilómetros de distancia sin siquiera poder despedirse, o sencillamente decirle algo, escucharla por ultima vez, debe ser una de las penas más grandes que una madre o un padre pueden sufrir.

Entonces, al ver todo este sufrimiento, al contemplar la perdida de 9 jóvenes, mujeres que al parecer estaban recién empezando a vivir, me lleva a cuestionarme a mí mismo. Me lleva a preguntarme, ¿Por qué? ; ¿Por qué pasan estas cosas? ; ¿Por qué a estas 9 niñitas? ; ¿Por qué tan lejos de sus familias?.

Quizás nunca tengamos una respuesta exacta a estas preguntas. Sin embargo, lo que nos queda es el consuelo de que estas 9 niñitas están seguramente en el Cielo, disfrutando de la presencia de Dios, e infinitamente más felices de lo que podrían haber sido en la Tierra.

¿Y a nosotros, que nos queda? No nos queda más que aprovechar cada momento que tenemos de vida, empezando por el actual, y estar siempre lo más preparados y dispuestos para partir, porque como dicen las Escrituras, la muerte "va a llegar en el momento menos pensado".

EdL

No comments: